Como cada año desde 1952, el Paso Gordo baja de la Iglesia de la Encarnación para participar en la Procesión de Jueves Santo.

Tras las arengas, el formidable trono de la Caída de Jesús baja por las empinadas cuestas del Cerro de la Encarnación a hombros de 30 “agarráores” con el sonido de un tambor.

A la llegada al final, la Banda de Música interpreta el Himno Nacional de España y tras él la Marcha de Procesión “Agarráores de la Caída” compuesta por el Maestro Pepe Auñón para la hermandad.